martes, 13 de julio de 2010

GT/30 III


– Y sí, si es invisible – le respondo a los sonidos que retumban en mi cabeza. Sonidos sonoros que quisieran escapar y adornar el tiempo muerto que me rodea.

Pum pam pum pam. La luz perenne se colorea de azul. Tan tan tan tan tan. No, no quiero flotar en ninguna parte que no sea tu esencia. Nada infinita. Quiero explotar en un acústico impredecible, quiero rodar sobre tablas perfectamente alineadas. No, no quiero conformarme con una mirada genérica, con un sonido usual, ni con un sabor sobrio.

Embriaguez total. Vida de rockstar. Rebaños de masas solitarias que buscan no ser en un mundo lleno de reglas exigentes y poco sutiles.

El tiempo…

No hay comentarios: