miércoles, 21 de julio de 2010

GT30/V


Suspendido en Nada, las manos tallan caminos rebosantes de Vida.

El tic-tac-teo renguea pidiendo un descanso. A la distancia, un kilómetro partido. – Busco goma para pegarme y reencontrar mi esencia!!! – grita desesperado.

Canto sin sonidos...

GT30/IV


Encerrado en su dormitorio, veía por la ventana cómo el mundo se caía a pedazos. A lo lejos, un murmullo indescriptible e ilegible para todos, incluidos sus propios oídos, balbuceaba estupideces justificando su inutilidad al frente de las masas.

El soñador buscaba en el horizonte respuestas que ni el vacío del espacio infinito con su costal de años a cuestas podría responder; ¿la solución? Pintarse la cara pretendiendo ser un extraterrestre que vino a visitar una raza en extremo inferior...

martes, 13 de julio de 2010

GT/30 III


– Y sí, si es invisible – le respondo a los sonidos que retumban en mi cabeza. Sonidos sonoros que quisieran escapar y adornar el tiempo muerto que me rodea.

Pum pam pum pam. La luz perenne se colorea de azul. Tan tan tan tan tan. No, no quiero flotar en ninguna parte que no sea tu esencia. Nada infinita. Quiero explotar en un acústico impredecible, quiero rodar sobre tablas perfectamente alineadas. No, no quiero conformarme con una mirada genérica, con un sonido usual, ni con un sabor sobrio.

Embriaguez total. Vida de rockstar. Rebaños de masas solitarias que buscan no ser en un mundo lleno de reglas exigentes y poco sutiles.

El tiempo…

GT/30 II


Despacio abro los ojos. Temo encontrarme con una realidad fea y gorda. Toparme con rollos de incoherencia repartida y exigida por las masas. No hay dinosaurios, o al menos no aquellos que se contonean en el celuloide. Estos dinosaurios desafían el presagio de destrucción y mantienen su línea de indiferencia.
Sin embargo mis entrañas me siguen pidiendo que culmine la huida iniciada hace nada. Nanosegundos que se acumulan y se quedan rezagados ante el deseo de la meta final…


Mis oídos se alimentan de retumbos progresivos. La eternidad brinca ante tanta palabrería. – Dame fuego!! – A veces no entiendo y me quedo encerrado en un agujero vacío de sentido.