sábado, 31 de octubre de 2009

El último de octubre (con dedicatoria)


Pos ya se acabó octubre. Acá dejo algo que recíen escribí y tiene dedicatoria jeje. Saludos a todos, no vayan a dejar que la bruja los asuste hoy.



Beso al cielo por despedidas atrasadas y me encuentro varado en suposiciones a medias
Tu rostro y tu sonrisa se sobreponen en imágenes corroídas por el tiempo
Sin embargo es tu mirada profunda la que me muestra el camino
Me pierdo, felizmente, en esos senderos emocionales que me invitan a reconocerte en tu aroma
Insistentemente el sinsentido se aferra a mi esencia
Barreras mentales que hacen el papel de lastre necesario
¿Qué pensamientos dominan las mentes de las palomas?
Soy turista en propio suelo y me baño en aguas del ayer
Y encuentro Nada en el todo de una realidad ajena con burlas de sangre y cuentos de muerte
“Yo era un idiota” con sexo pendiente y admiración de deseo
Ramirito sufrió humillación incongruente
Divago, me siento un niño en números
Tu voz repica y vuelvo
Huís, escapás de un experimento necesario para el alma
Si el cielo se rehúsa, no nos queda más que seguir soñando
Tu mirada me llama y con ella pierdo el miedo a extraviarme

martes, 27 de octubre de 2009

Contra los talibán


Por si no han visto la prensa de hoy, apareció esta fotona de dos soldados estadounidenses en pleno combate contra los talibanes. Les comparto la imagen porque me parece impresionante. Hay que quitarse el sombrero ante estos fotógrafos (lástima que no sólo sale el crédito para AP).

Foto Prensa Libre 27/10/09

lunes, 26 de octubre de 2009

Backspacer, una mirada atrás


More than friends I always pledged/Cause friends they come and go/People change as does everything/I wanted to grow old/Just want to grow old

Probablemente me esté metiendo en territorios que no me corresponden al escribir acerca de un disco. En realidad eso de escribir reseñas es una labor (y actividad) que yo considero reservada para aquellas personas que realmente son conocedoras de la historia de la música en general. Es casi como ser un crítico de arte: tenés que saber quién es Duchamp, Pollock y Jasper Jhons, por mencionar algunos, para criticar eficazmente una pintura.


El tópico de esta ocasión es Backspacer 9º. Álbum de estudio del grupo gringo Pearl Jam. Debo de decir que en realidad nunca fui un fan hardcore de ellos. Yo me fui más por la línea fugaz de Nirvana. Y sí, durante mucho tiempo me sentí extremadamente apegado a las letras del malogrado Cobain. PJ, Soundgarden y toda esa retahíla de grupos que surgieron durante ese maravilloso movimiento grunge de los 90’s eran, para mí, la comparsa que acompañaba al rey.

Al escuchar este disco me imagino un concierto de Pearl Jam en un bar pequeño. Imagino a Eddie Vedder tomando café, contando anécdotas de cuando brincaba por los escenarios destruyéndolos, brincando desde balcones para animar a su público. Lo imagino contando estas historias con un tono más sereno y un tanto condescendiente. Como tratando de justificarse a si mismo.

Seguir leyendo...


Do you want to hear something sad? We are but victims of desire. Ciertamente!!! Pero y qué? Igual y necesitamos sentirnos víctimas de algo que sea más grande que nosotros. Como yo lo veo, necesitamos ser víctimas de nosotros mismos, y comprender que el tiempo, inevitablemente, sigue su curso. Pero, y siempre hay un pero, al aceptar ser víctimas de ese deseo, podemos hacerlo con clase, buscando siempre morir con una sonrisa.

Esas son las sensaciones que las letras de cada una de las canciones me hicieron sentir. Es el soundtrack perfecto para ver una película mental de tu propia vida. Desde esos momentos en los que dejaste el cascarón de la niñez y entraste en la confusión de la adolescencia. Cuando descubriste que la vida suele ser más complicada que ir de tu casa al colegio y viceversa. La universidad, enfrentarte a tu primer trabajo, hijos, deudas, miseria, en fin, todo eso que nos hace crecer. De cierta forma como que vamos cayendo en negación y no queremos crecer, no queremos ser adultos.

Este disco en realidad me hizo sentir eso, que ya no somos esos niños que jugábamos a vivir. Sin quererlo, me sentí transportado a una parte de mí en la que veo que todo eso estuvo bien, y que es necesario llevarlo conmigo para poder trasladarme a un mundo más analítico.

Y bueno, eso es lo que nos toca. Justificarnos a nosotros mismos ante nosotros mismos. Igual podemos seguir siendo rockstars sin necesidad de destruir el escenario. Igual todavía podemos salir a emborracharnos y perdernos en situaciones sin sentido. Ser inconsecuentes, irresponsables y sin sentido, pero no tanto. No sé, de pronto la idea de seguir creciendo no me pareció tan atroz.

Pero rockstars al fin, tampoco hay que dejarnos ir tan lejos

It’s my fault, now I been caught a sickness in my bones/How it pains to leave you here/With the kids on your own/Just don’t let me go

jueves, 15 de octubre de 2009

La historia de Ramirito el cerdito


Había una vez un cerdito que se llamaba Ramirito. Este cerdito era bastante especial, porque tenía un mechón de pelo de color gris plateado. Sus amigos cerditos solían molestarlo en la escuela. Le ponían apodos feos, se reían en su cara. Cabeza de trapeador le decían. Su mamá, que se llamaba Petronila, y a quien de cariño le decían Petronila, no sabía qué hacer para mejorar el autoestima de Ramirito. Y es que contarle el por qué de su mechón de pelo sería revelar un secreto morboso y escalofriante: Ramirito no era hijo de su esposo, Cerdón, en realidad Petronila había tenido una aventura con una oveja cruzada con perro french llamada Algodón.

Sin embargo, el sufrimiento de su hijo la obligó a revelarle su pasado putesco. Una tarde al regresar de la escuela, llorando por tanto abuso, Ramirito llegó a su casa, que para variar estaba toda sucia y desordenada, casi un chiquero, y no sospechaba de lo que le esperaba. Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, estaba dispuesta a revelar el secreto.

Seguir leyendo...


Ramirito entró a casa, dejó sus libros tirados en cualquier lado, para dar ese aspecto de chiquero que tanto les gusta a los cerdos, porque según nos han dicho, los cerdos viven entre mugre, suciedad y desorden, y justo cuando su madre Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, se disponía a decirle la verdad de su mechón, una llamada entró, lo cual es muy extraño porque los cerdos no saben usar el teléfono. Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, contestó y conoció una grave noticia: Cerdon, su esposo había sido sacrificado y convertido en carnitas, jamón, chicharrones y pierna ahumada.

La noticia la destrozó. Ramirito no sabía que estaba pasando. Todo parecía derrumbarse a su alrededor. Figuras emblemáticas de los cerdos como Porky o Babe, el cerdito valiente aparecían burlándose de él. Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, lloraba y gritaba oinks al cielo. No pasó nada más ese día. Nunca más pudo contarle su secreto. Ramirito escuchaba constantemente los oinks en su cabeza, porque es lo único que pueden decir los cerdos.

FIN

lunes, 12 de octubre de 2009

Apis mellifera


Bueno, me costó encontrar abejas, y el día que las encuentro, que las condiciones se prestaron para fotografiarlas y que, al menos, una salió buena, resulta que esta es una especie europea. Yo la verdad no tengo ni idea va, pero al menos hice el intento.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Fegua

Siempre me ha gustado este lugar, y bueno sentía que tenía que hacerle algunas fotos en algún momento. Creo que estas no le hacen justicia ni al lugar, ni a lo que quisiera reflejar, pero es un inicio jeje





jueves, 1 de octubre de 2009

Prom night dumpster baby


I'm just a prom night dumpster baby
I got no mom, or dad
Prom night dumpster baby
My story isn't long but boy it's awfully sad

And though I came from a hole

I'm singin' right from the soul

My fanny needs a blanket and somebody to spank it

I miss my mom

* imagen de Devianart
Seguir leyendo...