sábado, 29 de agosto de 2009

La liga española


Pues nada, se viene otra vez la liga española y el Real Madrid viene más reforzado que nunca. Lastimosamente en Guate no tendremos facilidades para ver los partidos de la liga, ya que nuestros amigos cableros no nos quieren dar las señales de ESPN y Gol TV que si transmiten los partidos, y en cambio nos tenemos que tragar partidos de la liga portuguesa que a nadie, salvo a los portugueses, interesan. Y bueno, tristemente nuestra televisión nacional, que constantemente nos transmiten estos eventos de gratis, ya llevan un buen tiempo sin poder hacerse con los derehchos de transmisión, por lo que nos toca buscar alternativas.

Pero como igual la Internet se ha convertido en el medio más democrático del mundo, para nosotros los pobres que no tenemos pisto para pagar direcTV o cualquier sistema de televisión digital, no nos queda de otra que acudir a ver los partidos vía Internet.

Les recomiendo el sitio Roja Directa, en el que pueden encontrar mucha variedad de deportes, incluyendo los partidos de la liga española. Hoy empieza la liga con el partido entre el Real Madrid Vs. Deportivo A Coruña a las 12:00 hrs.

jueves, 27 de agosto de 2009

XII Festival del Centro Histórico




Pues bueno, se acabó el XII Festival del Centro Histórico. Debo de decir que en términos generales me lo disfruté mucho. En años anteriores a este festival lo recuerdo únicamente por la venta de libros que suelen colocar en el parque central (venta de la cuál casi nunca me he aprovechado porque siempre ando sin plata), pero este año se notó que las instituciones involucradas, así como los artistas y grupos que participaron le pusieron mucho empeño, dedicación y ganas para presentar espectáculos de calidad.

Tampoco hay que engañarnos, no todo fue bueno. Esa “iniciativa” de un banco de imprimir en mantas acrílicas obras de artistas no me gusta nada. Tampoco me gustó que los organizadores no hayan considerado que en agosto llueve (aunque hay que agradecerle al Niño por la escasez de lluvia este año). Por ningún lado vi programas del festival, salvo uno que imprimieron los del Musac, pero que solamente contenía las actividades de ellos.

Por último puedo resaltar como dato curioso el tour que organizó la muni para que la mara que no conocía la vida nocturna se diera una vuelta. En realidad es una buena iniciativa y de hecho sería bueno que por las noches los fines de semana esto fuera algo cotidiano y normal, porque le daría nueva vida al centro por las noches, la gente se daría cuenta de una vez por todas que es menos peligroso el centro por la noche que la zona viva, por ejemplo. Lo chistoso sigue siendo la actitud de la gente de esos tours. Tomaban fotos como que fuera una parte de la luna y los que frecuentamos el centro somos, para ellos, seres extraños. Pero bueno esto es Guatemala.

Si quieren ver más fotos pinchen aquí

lunes, 24 de agosto de 2009

De fotógrafos a bouncers


Es chistoso cómo la vida da tantas vueltas (y tan extrañas). El viernes pasado fui al concierto de Acordes por la Paz, que se hizo en el Parque Central. Ahí me junté con el Pato y estuvimos en backstage la mayor parte del tiempo. Sin embargo la situación cambió radicalmente. De pronto nos vimos obligados a jugar el papel de bouncers porque mucha de la mara se extasió tanto que se saltaban la barra de contención.

Lo chistoso de todo es que, como le decía al pato, seguramente éramos los dos tipos más enclenques, flacos y debiluchos del lugar, pero ahí estábamos controlando a las masas.

*Foto tomada por el pato

lunes, 17 de agosto de 2009

Aloha


Estaba pensando en los hawaianos. No sé nada de la historia de ellos, sólo sé que los samoanos se tatúan bastante, y fueron los que pusieron de moda los tatuajes. Que tienen grandes olas para el surf y que tocan el uku lele.

Pero de ahí, cómo y quiénes habrán llegado a poblar esa isla. Tengo entendido que está hasta la chingada. ¿Cómo llegó a ser región gringa si está más cerca de Asia?

Los hawaianos...

lunes, 10 de agosto de 2009

Wonder engaño


No cabe duda que, para mí, uno de los mayores engaños de los tiempos modernos es el brasier (no sé si así se escribe correctamente pero se entiende). Algunos podrán decir que son las cirugías plásticas, el botox y todas esas mamadas que los gringos se inventan para “mantenerse jóvenes”.

Sin embargo soy firme creyente que es el brasier el que nos ha engañado. Imaginen lo siguiente: vamos por la calle y de pronto se nos atraviesa una chava bonita, simpática, sonrisa atractiva y coqueta, caminado sensual, bonitos pies y una personalidad que atrapa a cuanto hombre se le cruce enfrente. La realidad es que todo eso se va a la mierda si, además de todo eso, tiene un par de buenas tetas. En ese momento nos olvidamos de su mirada cautivadora, de su personalidad y de su megasonrisa.

Y qué pasa si, la diosa fortuna nos sonríe, y la súper chica hace clic con uno. Pues nada, que lo único que nos pasa por la mente es buscar la forma de montar un campamento en ese par de tesoros que la naturaleza le proveyó. Pensamos y repensamos en formas para poder disfrutar de ese jardín del edén. Sin tetas no hay paraíso dicen por ahí. Y en efecto, este es un buen paraíso para pasar horas y horas. Nuestra propia versión de Disneyland, y menos cara (en algunos casos).

Seguir leyendo...


Y finalmente, si la diosa fortuna sigue de nuestro lado, tenemos la oportunidad de acercarnos lo suficiente a ese par de senos vigorosos, espectaculares y sanos y luego PUM ¡¡¡Resulta que la chica usa los famosos wonderbra!!! Cierto es que nuestra ilusión por descubrir si tiene pecas, si el bamboleo es uniforme o disparejo, cuál es la que tiene más pequeña que la otra, y todo ese tipo de cosas no desaparece, también es cierto que resulta que Disneyland es una gran mentira, con juegos que son divertidos, pero que no son memorables.

Aparte de todo eso, también me parece injusto, porque la verdad es que nos emocionan por gusto. Claro, por ahí me pueden decir que las mujeres se ponen lo que se ponen porque se sienten bien con ellas mismas. Ya, buen argumento. Pero también es buen argumento el pensar que existen muchos tipos de brasieres, y que los acolchados, los que levantan y los que juntan y apechugan, nunca mejor utilizado éste último término, los usan también para mostrar y modificar la realidad.

Con esto no digo que siempre ando en busca de una tetona con copas doble D. En realidad el tamaño no es tan importante. Pero es que sea copa A, B, C, dejo de fuera la D, porque por más brasier que usen ahí si no hay pierde, lo que se espera es lo que se ve en las primeras impresiones. Si yo veo a una chava con tetas decentes, espero que al verla desnuda esas tetas sigan viéndose decentes. Pero para la mala fortuna que me ha tocado, resulta que esas tetas dejan de ser decentes y pasan a convertirse en desilusionantes.

Ni modo, es parte del juego no? Igual pasa con esos pantalones que les levantan el culo. O esas fajas que les moldean la cintura. El punto es realmente el engaño. Qué importa si tienen un cuerpo de revista de lencería. Si es así, mucho que mejor para uno, pero en realidad, y esto lo digo desde la mayor frivolidad posible, lo que más importa, al menos para mí, es el producto final, y creo que sería más sencillo mostrarse uno como realmente es.

jueves, 6 de agosto de 2009

Los peores trabajos de la historia


Ahora que paso por una etapa pobre en cuanto a ofertas laborales que se adecuen a mis necesidades económicas y creativas, me puse a pensar en los trabajos que me parecen los peores del mundo.

5. Chef gordo recién salido de una operación de bypass gástrico: las personas que se hacen chefs, por lo general lo hacen porque les gusta la comida. Imaginarse a uno, con sobrepeso, problemas cardíacos y recién salido de una operación de bypass gástrico ha de ser una tortura para él.

4. Sonidista de película porno: ver a dos, tres, cuatro o la cantidad de chavas que sea necesaria para hacer una escena magistral en una porno. Encima de todo de que no podés participar, te toca escuchar todos sus jadeos, ver sus movimientos, ver cómo otros pisados las disfrutan (o se disfrutan entre ellas) y no poder hacer nada ha de ser peor que patada de mula en los huevos.

3. Policía junkie encargado de quemar droga incautada: esto ha de ser un verdadero dolor de huevos. Para conseguir mota o coca, siempre hay que ir de encubierto. Andar por las esquinas más oscuras o meterse a barrios peligrosos, todo esto para poder disfrutar y aplacar un poco la necesidad del vicio. Y con todo eso, tener que ver cómo se queman toneladas y toneladas de marihuana, sentir el olor y no poder disfrutarlo ha de ser doloroso.

2. Guardia nocturno con problemas de alcoholismo encargado de una bodega de cervezas: qué más se puede decir al respecto. No sólo no podés chupar en horas de trabajo porque te despiden por borracho. No podés agarrar una chela de las que estás cuidando porque te despiden por ladrón. Encima de todo cuando entrás a trabajar, seguramente todos tus cuates se juntan en un bar, cantina o tienda para tomarse un par de chelas y desconectarse.

1. Guardia eunuco encargado de un cuarto lleno de jóvenes vírgenes: este es lo peor que me puedo imaginar. Para conseguir el chance te tienen que descuartizar a tu amigo más querido. Te ponés gordo por culpa de las hormonas. Ser eunuco no te vuelve gay, por lo que ver a 10 o 20 vírgenes retozando y jugando a los almohadazos, aprendiendo a besar entre ellas y paseando en sus transparentes togas y no poder hacer nada al respecto ha de ser la peor sensación del mundo.

miércoles, 5 de agosto de 2009

De cumple

Pues nada, esto ya lo había puesto, pero igual sigue siendo un bonito regalo. Feliz cumpleaños flaca...

P.D. La foto es nueva



La consecución de un ideal se estremece con rocas de vino blanco
El humo danzante figura frente al líquido
Ojos color centella, árbol de piel canela
Extrañamente la nada sucumbe en piernas carmesí
Matices que juegan a ser niños deseosos, espontáneos y jugetones
La braza encubierta se abraza a mis labios para convertirse en formas nuevas y efímeras
El sonido del asfalto crujiente rodea la noche cubierta por un manto anaranjado oscuro
La necesidad de ser necesitado resucita en presencias más poderosas
El presente emocional aún no cierra las puertas al futuro
TKM son tres letras que encierran más que un apocope
Éstas líneas intentan tener personalidad y finalidad
Las llamas de una cabellera errante y frondosa iluminan los caminos de la inmensidad
Flaca belleza con divinidad incluída
Intento controlar el deseo por dejarme llevar, por ser y no ser, por escuchar los susurros
Y el viento trae consigo voces desafiantes
No hay coherencia, sólo inercia
Las brazas se esfuman, se pierden, se entrelazan junto a restos del fumado
No hay interrogantes sólo ambición de expresar

lunes, 3 de agosto de 2009

Dealin' with the pusher (parte 3) final

-Vender qué?- pregunté, aunque ya sabía la respuesta
-Pues qué más, coca. Así no tendrás más clavos de pisto y nos podemos poner a verga cuando se nos dé la gana.-

En realidad la medio borrachera que sentía, se me espantó totalmente. Busqué de reojo a la flaca para escudarme con ella, pero tenía a uno de sus cuates cuasi encaramado de ella cerca del baño. Las botellas de cerveza que estaban sobre la barra me hacían pensar que ya había “firmado” un acuerdo con el chavo.

-Mirá, la verdad es que a mi no me interesan esas chivas vos. Buena onda por el ofrecimiento, pero igual estoy esperando que me respondan de un par de lugares, y yo creo que si me sale, pero igual y si no, yo te aviso- le dije firmemente, esperando también su reacción.

-Ta bueno, no te ahuevés. Igual somos vecinos. Yo porque ando empezando y quiero hacer las cosas bien. Tomate otra chela

Mierda, pensé. Ya no quiero estar acá, pero si me voy ahorita, este pisado va a creer que me ahuevé y ahí si ya me pisé. Encendí un cigarro, tomé dos sorbos de cerveza y fui al baño. Cuando regresé, los colombianos de la mesa ya no estaban. A la par de mi “nuevo” amigo estaba un tipo peludo, gordo, hablando de heavy metal. Agarré mi cerveza y me quedé parado junto a ellos.

De pronto el celular de José sonó y me dijo –mano, me tengo que ir a la mierda, esa pisada está va de chingar. Ahí platicamos. Buena onda – y se fue. En la cuarta cubeta habían dos cervezas llenas, más la que yo tenía. Agarré una y le dije al gordo – si querés tomatela, yo me ya me voy -.

Con las dos chelas en mano me fui. Pasé un rato al pasaje pensando en cómo me iba a librar de ese tipo. Dentro de mis expectativas no contaba con vivir con un pusher junto a mí. Caminando hacía el edificio, me topé con un cuate. Le ofrecí la chela que tenía y empezamos a hablar de otras cosas.

A las dos semanas me enteré que mi nuevo amigo, José, ya se había ido del edificio. El apartamento de las chavas con quienes vivía amaneció un día con las chapas forzadas. No apareció más.