domingo, 27 de diciembre de 2009

Reflexiones (parte 1)


Soy un nunca persona
Un niño atrapado en un mundo de responsabilidades inertes
Un sabelomucho envuelto en auto conversaciones
Estrecho mi propia mano, dándome la bienvenida
De pronto me veo corriendo por caminos mal torcidos y la cabeza se satura de clichés y líneas ajenas
La construcción de una realidad se basa en fantasías alimentadas desde antaño corriendo por la ruta del despertar ¿a dónde se fueron aquellos soles cargados de escepticismo?
Las otras realidades dialogan entre sí, discutiendo sobre el rojo amanecer de la noche, sin ponerle coco a las construcciones
El sueño invade, pero la batalla todavía no está ganada
Me cambio a mis ropas de lluvia, mientras el cielo clama por un descanso – estoy muy cansado – espeta (“¿o se respeta?”)
No hay necesidad de que pidás disculpas. Igual me despido porque me retiro a casa
Mientras el blanco se sigue llenando de letras
Retomo con el tiempo y una enorme herida que me carcome
Nada vacío de Vida lucha contra ser ajeno a tu presencia
Mis sonrisas petrificadas intentan hidratarse con la energía de tus ojos y tu mirada
Ensombrecido, doy vueltas noche con noche evitando imágenes que se repiten
Te extraño mucho…

viernes, 18 de diciembre de 2009

(...)


Hoy negro sin luz
“Vacío” que succiona con su fuerza gravitacional
Me dejo ir y lamento lo inoportuno de la responsabilidad

lunes, 7 de diciembre de 2009

Sexo en el carro

Atendiendo a lo que el Residente junto con Rubén de Café Tacuba dicen en su canción No Hay nadie como tú dicen: En el mundo existen muy buenas ideas/hay Don Quijotes y Dulcineas/Hay sexo en el baño, sexo en la cama/sexo sin ropa, sexo en pijama, yo le agrego sexo en el carro.

Dependiendo del tipo de carro que usemos, las condiciones variarán considerablemente. No es lo mismo hacerlo en la cabina de un picop que en la parte de atrás de una van. Lo que si es lo mismo es la sensación de peligro, excitación y descontrol (incomodidad física, poco espacio para maniobrar, etc.) que una situación de estas tiene.

Sea como sea, por lo general es algo bueno, interesante y agradable. Siempre son buenas anécdotas para contar y recordar. Por ahí les dejo unas instrucciones para que hagan de su motel móvil algo más placentero jeje.


(darle clic para ampliar)

viernes, 4 de diciembre de 2009

Nuevo header


Como siempre, el maestro Villacinda, AKA el creyente, AKA Pichi, AKA el freak mayor, aporta a este espacio con la creación de este nuevo header.

LARGA VIDA AL FREAK MAYOR!!!!!

martes, 17 de noviembre de 2009

Atardecer


Sentado camino sobre el agua de un espacio ajeno
La estridencia débil y armoniosa pinta de vivo el entorno
Sonrisas nativas, que guardan sueños truncados por una realidad incontrolabe, nos despiden
El ojo de cielo, profundo de todo, crea una mirada inmensa que invita
Amarillo y naranja se contonean en una danza sensual que razga de rojizo al azul
Me adueño, lo enfrasco y te dedico este atardecer

martes, 10 de noviembre de 2009

Silencio (relato. Parte final)


En la radio sonaba una canción de Soda. Willow esbozaba una sonrisa cómplice, mientras su mirada se fijaba en algo que Angus hacía en el momento. Por la ventanilla asomé la cabeza – ¿por dónde agarro Daffy? – pregunté.

Daffy dejó por un lado sus burlas y se sentó en el borde de la palangana. En una mano sostenía un cigarro y con la otra se había sujetado a la parte interior de mi ventanilla. – Seguí recto –. Calculo que iba a unos 25 km/h. – ¡¡Ah no, cruzá aquí!! –. Las risas, la música, las sonrisas cómplices. Todo se desapareció. Silencio...

El retrovisor mostraba a Daffy tendido en el mojado asfalto de la colonia de la Zona 11, cerca del edificio del canal 3. Asustados corrimos hacía donde yacía; ¡¡¡los 10 metros más largo de mi vida!!! (Hasta ese entonces). – ¿Qué pasó? – preguntó. Willow dibujaba una cara de horror al ver gotas de sangre esparcidas por el asfalto. Angus y yo lo levantamos y lo metimos en el carro.

– ¿Qué hacemos? ¿Lo llevamos al hospital? –
– Ni mierda, y qué vamos a decir. Nos van a meter la verga. –
–Pero entonces ¿qué hacemos? –

A pesar de nuestras preguntas envueltas en pánico y confusión, el silencio todavía reinaba el ambiente. – Daffy, despertate– repetía Willow angustiada.

–Llévenme a mi casa– dijo Daffy, o al menos eso intentó, porque el golpe lo había noqueado.

–Pero te salió sangre, no creés que sería mejor que te llevemos a un hospital y ahí llamamos a tus papás–

–No, mejor llévenme a mi casa. Si los llaman del hospital se va a armar un gran vergueo con ustedes–

La casa de Daffy estaba a unos 10 Km. de ahí. –No siento la lengua– decía. Cuando llegamos a su casa, Angus y Willow lo ayudaron a entrar. –Vos quédate acá, porque si te ven te matan– me dijo al despedirse de mí. –No te ahuevés–. Intentó dibujar una sonrisa en su adolorida expresión.

5 minutos después Willow y Angus salieron. Se subieron al carro y no dijimos nada. El silencio había decidido no dejarnos.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Silencio (relato. Parte 2)


A pesar de eso, el carro tenía su encanto. El motor era diesel por lo que Q50 eran suficientes para recorrer la ciudad durante semana y media. Me evitó gastar en gimnasio porque girar el timón era extremadamente agotador. Además la batería se moría constantemente y tenía que empujar, yo solo por lo general, un carro de una tonelada para hacerlo arrancar. Tan especial llegó a ser el picop que hizo varias apariciones estelares en nuestros videos que debíamos de grabar para un curso de audiovisual en la universidad.

Angus, Willow, Daffy y yo estábamos bebiendo en una fiesta. No recuerdo exactamente dónde era, ni de quién. Sin embargo recuerdo que no nos dio tiempo de chupar mucho, porque nos enteramos que en casa de un amigo se había organizado otra mega fiesta, aprovechando la ausencia de sus viejos. Cuando nos enteramos se podría decir que estábamos cabezones, alegres, pero no borrachos. De pronto me doy cuenta que justificarse a uno mismo para minimizar las consecuencias es un mecanismo de defensa muy vulgar. Sin embargo, esa era la realidad.

Siendo Guatemala el país del nunca Jamás, el concepto de conductor designado ha sido algo que nunca ha existido dentro del léxico de un asiduo bebedor. No suele aplicarse regularmente, mucho menos por patojos de 20 años. Y como el picop era mi nave, casi siempre era yo quien manejaba, sin importar si habían sido dos cervezas o dos botellas de XL, siempre manejaba yo. También manejaba yo porque nadie más quería hacerlo. – Esa tu mierda es muy dura – me decían usualmente. – Huecos – decía para mi mismo.

Seguir leyendo...


– Vamos a la casa del gordo, supuestamente va a estar de ahuevo – dijo Daffy al enterarse de la noticia. Sin pensarlo nos tomamos las cervezas que teníamos en la mano y nos fuimos a la casa del gordo.

En la cabina íbamos Willow y yo. Atrás Daffy y Angus. Por lo general cuando había una chica en el grupo, al ser yo el chofer (porque básicamente eso era lo que era) al menos me recompensaban con la compañía femenina. Pero, y en estos casos casi siempre había un pero, igual también tenía que aguantar las estupideces que se montaban atrás. Recuerdo una ocasión en la que, saliendo de la U, cada que pasaba un carro a la par mía bocinaba y quienes fueran en él se reían al verme. Por el retrovisor veía a los culeros de mis cuates cagándose de la risa. Los hijos de puta habían pegado un papel que decía “el que está manejando es hueco”.

– No vayan a hacer muladas muchá – les dije amenazante cuando salimos. Eso en clara referencia a todas las cosas que me habían hecho antes. Pero, al ser el menor, mis amenazas pocas veces eran tomadas en serio. En cambio, por alguna razón, eran utilizadas como retos para hacer todo lo contrario a lo que yo decía.

Ninguno de nosotros, excepto Daffy, conocía la casa a donde íbamos. Por alguna conversación que yo había tenido con el gordo en el campus de la U, tenía la idea de que vivía por el edificio de canal 3, en la colonia mariscal o algo por el estilo. De todas formas Daffy si conocía el lugar, así que no había ningún problema. De que llegábamos, llegábamos.

El asfalto del periférico estaba mojado por una llovizna que había caído hacía unos minutos. El cielo igual permanecía despejado y estrellado. Con goteras en los vidrios de adelante y de atrás y hoyos en el suelo por los que se colaba el agua, Willow y yo agradecimos que el amago de lluvia había sido sólo eso. Íbamos platicando de todo y nada, charla que se veía constantemente interrumpida por las carcajadas que ella soltaba al ver las estupideces que Angus y Daffy hacían atrás.

– Cruzá aquí – me dijo Daffy al llegar justo antes de la entrada a hiper. La entrada de la colonia estaba custodiada por una garita de seguridad y dos policías particulares. – Licencia o cédula – me dijo uno de ellos. Medía aproximadamente 1.50. Moreno oscuro y con un diente de latón. – ¿A dónde se dirige? –. Malditas garitas de seguridad en las que uno tiene que decir hasta a qué hora cagó. Pasado ese ridículo control de “seguridad” nos adentramos en la colonia.

A unos 30 metros, un túmulo me hizo bajar la velocidad. Cuando las llantas de atrás saltaron el obstáculo, Angus y Daffy saltaron con él. Inmediatamente se pararon para simular que iban montados sobre una tabla de surf. Hacía un par de meses esa broma la habíamos realizado en el carro de Willow, quien también tenía un picop (sólo que más nuevo, sin hoyos por todos lados y la pintura completa y nítida). En esa ocasión íbamos en la parte de atrás Angus, Daffy y yo. De igual forma simulamos que surfeábamos, mientras Willow aceleraba y manejaba descontroladamente por todo el estacionamiento de la U. Como última maniobra, decidió estacionar el carro bruscamente. Giró violentamente, pero yo todavía estaba parado. El brusco movimiento me lanzó por el aire, pero, afortunadamente logré caer de pie. Por la inercia del movimiento, seguí corriendo unos 20 metros más y al caer me desguincé la rodilla, lo que me obligó a utilizar una venda y a cojear por unas dos semanas.

– ¡¡Puta muchá!! No sean mulas, siéntense – el menor del grupo regañaba a los otros dos, tal cual profesor de escuela primaria. Al momento en que ponía en marcha, automáticamente empezaban a brincar. 


Tal cual papá enojado porque sus berrinchudos hijos no le hacen caso, detuve la marcha, abrí la puerta violentamente – ¡¡A LA VERGA PEDAZOS DE CEROTES, ESTENSE QUIETOS O LOS VERGUEO!! –. Frustrado entré en el carro, comprendiendo que mis gritos no harían más que alimentarles la gana de chingar y sacarme de mis casillas.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Silencio (relato. Parte 1)


Por lo general octubre es sinónimo de noches frías y lluviosas, sin embargo esa noche del 20 era majestuosa porque las luces de la ciudad no pudieron evitar que luminosidad del universo, que coquetamente se adornada con el resplandor de miles de millones de estrellas, iluminara el camino de quienes reíamos bajo ese celestial manto. Definitivamente una de esas noches que cuando mirás hacía arriba, no te queda más que sentirte pequeño ante tanta inmensidad desconocida.

Pero ese no era nuestro caso. Ningún espacio infinito nos haría sentir pequeños esa noche. Angus, Willow, Daffy, a quien decíamos así a cuenta del pato de los Looney Toones, y yo gozábamos de la libertad única que da el güaro. En ese entonces, los viernes y sábados por la noche solían ser sinónimo de fiesta aunque mis padres me obligaran a estar de regreso en casa alrededor de la 1 de la mañana. Eso nunca fue un impedimento y la embriaguez total siempre fue la meta a alcanzar. Tener hora de llegada sólo la convertía en una carrera contra reloj.

Si bien mis padres no eran extremadamente estrictos conmigo, si que tenían normas muy específicas, como la hora de llegada. También es cierto que la severidad de esas normas había disminuido desde el momento en que comencé a trabajar en las mañanas y estudiar por las noches. Años después mi madre me confesó que nunca sospechó de mis jornadas etílicas, y que después de cumplir 20 años ya no se quedaba despierta esperando mi llegada.

Seguir leyendo...


Justamente en ese entonces yo tenía 20 años, era el menor del grupo. De complexión física normal. Alto, aunque no mucho. Angus era pequeño, de 1.60 aproximadamente. Fumaba como descocido. Constantemente era el incitador de las chingaderas. Willow, al igual que Angus, era pequeña, morena y de pelo largo lacio que le llegaba hasta la cintura. Cuando se lo trenzaba, yo solía simular que eran un par de riendas. Angus nunca fue amante de esta broma. Por último estaba Daffy. Era el mayor del grupo. Tenía mucho carisma con los demás. Extremadamente delgado.
Ese era, básicamente, mi grupo cercano de amigos en los últimos años de universidad. En algún momento nos llegamos a llamar a nosotros mismos “familia”. Alimentamos la costumbre de beber vino sobre un monumento dedicado a algún tipo de apellido Castilla, ubicado en la Avenida de las Américas. Jugábamos a verdad o reto. Nos cuestionábamos acerca de nuestros gustos y actitudes en la cama. – Es contra la ley beber alcohol en lugares públicos –. Con esas palabras de un policía nacional civil se acabaron esas juntas nocturnas.

Curiosamente aunque yo era el más pequeño del grupo, era el único que siempre tenía carro. Mi viejo me había regalado hacía tres años un picop gris, marca Isuzu modelo 1984. En un principio odié ese carro porque cuando lo compró, tenía una especie de camper que le daba un aspecto excesivamente campirano, pero después que se lo quitó con el paso del tiempo empecé a tomarle mucho cariño. Al final de cuentas uno de hombre suele encariñarse con su primer carro, y este fue el mío.

Visualmente no tenía absolutamente nada de memorable, al menos en un buen sentido. La pintura era carcomida constantemente por óxido. La palangana, o cama, era larga.
Por el trabajo de mi viejo, siempre estaba manchada con aceite industrial quemado, tenía restos de alambre de cobre quemado. Hojas secas, cajetillas de cigarros vacías, botellas de cerveza vacías, envoltorios de chucherías, etc. El interior no difería mucho del exterior. La cabina era simple, y sólo tenía espacio para tres personas (cinco o hasta seis si llovía). El sillón destacaba por su poco pudor cuando de enseñar sus interiores se trataba. Los alambres se hacían especialmente incómodos en viajes largos. El tablero era adornado por una alfombra azul, que con el paso de los años se descoloró tanto por el sol que al final era blanca y azul.

Nunca pude deshacerme de ella porque era menos desagradable visualmente que el tostado y agrietado tablero. Las ventanillas no servían, se torcían cuando uno las bajaba. Las chapas de las puertas eran puro adorno, un simple clip era suficiente para abrirlas.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Estampas vivas (quién dijo Madame Tosseau)

Desde hace un buen tiempo el Inguat (Instituto Guatemalteco de Turismo para los que no saben) ha adoptado la práctica de contratar actrices para que representen, con vestuario y todo, ciertas, y supuestas, "situaciones de la cotidianidad rural chapina". La primera vez que lo vi, me pareció algo bastante cruel e innecesario, pero recientemente vi la reacción de varias personas extranjeras y a ellos les encantó la idea.

A mí me sigue pareciendo cruel e innecesario, pero igual a estas chavas les pagan, quienes idearon esto lograron el objetivo deseado y los turistas felices, así que cada quién a lo suyo. Ahí les dejo un par.



sábado, 31 de octubre de 2009

El último de octubre (con dedicatoria)


Pos ya se acabó octubre. Acá dejo algo que recíen escribí y tiene dedicatoria jeje. Saludos a todos, no vayan a dejar que la bruja los asuste hoy.



Beso al cielo por despedidas atrasadas y me encuentro varado en suposiciones a medias
Tu rostro y tu sonrisa se sobreponen en imágenes corroídas por el tiempo
Sin embargo es tu mirada profunda la que me muestra el camino
Me pierdo, felizmente, en esos senderos emocionales que me invitan a reconocerte en tu aroma
Insistentemente el sinsentido se aferra a mi esencia
Barreras mentales que hacen el papel de lastre necesario
¿Qué pensamientos dominan las mentes de las palomas?
Soy turista en propio suelo y me baño en aguas del ayer
Y encuentro Nada en el todo de una realidad ajena con burlas de sangre y cuentos de muerte
“Yo era un idiota” con sexo pendiente y admiración de deseo
Ramirito sufrió humillación incongruente
Divago, me siento un niño en números
Tu voz repica y vuelvo
Huís, escapás de un experimento necesario para el alma
Si el cielo se rehúsa, no nos queda más que seguir soñando
Tu mirada me llama y con ella pierdo el miedo a extraviarme

martes, 27 de octubre de 2009

Contra los talibán


Por si no han visto la prensa de hoy, apareció esta fotona de dos soldados estadounidenses en pleno combate contra los talibanes. Les comparto la imagen porque me parece impresionante. Hay que quitarse el sombrero ante estos fotógrafos (lástima que no sólo sale el crédito para AP).

Foto Prensa Libre 27/10/09

lunes, 26 de octubre de 2009

Backspacer, una mirada atrás


More than friends I always pledged/Cause friends they come and go/People change as does everything/I wanted to grow old/Just want to grow old

Probablemente me esté metiendo en territorios que no me corresponden al escribir acerca de un disco. En realidad eso de escribir reseñas es una labor (y actividad) que yo considero reservada para aquellas personas que realmente son conocedoras de la historia de la música en general. Es casi como ser un crítico de arte: tenés que saber quién es Duchamp, Pollock y Jasper Jhons, por mencionar algunos, para criticar eficazmente una pintura.


El tópico de esta ocasión es Backspacer 9º. Álbum de estudio del grupo gringo Pearl Jam. Debo de decir que en realidad nunca fui un fan hardcore de ellos. Yo me fui más por la línea fugaz de Nirvana. Y sí, durante mucho tiempo me sentí extremadamente apegado a las letras del malogrado Cobain. PJ, Soundgarden y toda esa retahíla de grupos que surgieron durante ese maravilloso movimiento grunge de los 90’s eran, para mí, la comparsa que acompañaba al rey.

Al escuchar este disco me imagino un concierto de Pearl Jam en un bar pequeño. Imagino a Eddie Vedder tomando café, contando anécdotas de cuando brincaba por los escenarios destruyéndolos, brincando desde balcones para animar a su público. Lo imagino contando estas historias con un tono más sereno y un tanto condescendiente. Como tratando de justificarse a si mismo.

Seguir leyendo...


Do you want to hear something sad? We are but victims of desire. Ciertamente!!! Pero y qué? Igual y necesitamos sentirnos víctimas de algo que sea más grande que nosotros. Como yo lo veo, necesitamos ser víctimas de nosotros mismos, y comprender que el tiempo, inevitablemente, sigue su curso. Pero, y siempre hay un pero, al aceptar ser víctimas de ese deseo, podemos hacerlo con clase, buscando siempre morir con una sonrisa.

Esas son las sensaciones que las letras de cada una de las canciones me hicieron sentir. Es el soundtrack perfecto para ver una película mental de tu propia vida. Desde esos momentos en los que dejaste el cascarón de la niñez y entraste en la confusión de la adolescencia. Cuando descubriste que la vida suele ser más complicada que ir de tu casa al colegio y viceversa. La universidad, enfrentarte a tu primer trabajo, hijos, deudas, miseria, en fin, todo eso que nos hace crecer. De cierta forma como que vamos cayendo en negación y no queremos crecer, no queremos ser adultos.

Este disco en realidad me hizo sentir eso, que ya no somos esos niños que jugábamos a vivir. Sin quererlo, me sentí transportado a una parte de mí en la que veo que todo eso estuvo bien, y que es necesario llevarlo conmigo para poder trasladarme a un mundo más analítico.

Y bueno, eso es lo que nos toca. Justificarnos a nosotros mismos ante nosotros mismos. Igual podemos seguir siendo rockstars sin necesidad de destruir el escenario. Igual todavía podemos salir a emborracharnos y perdernos en situaciones sin sentido. Ser inconsecuentes, irresponsables y sin sentido, pero no tanto. No sé, de pronto la idea de seguir creciendo no me pareció tan atroz.

Pero rockstars al fin, tampoco hay que dejarnos ir tan lejos

It’s my fault, now I been caught a sickness in my bones/How it pains to leave you here/With the kids on your own/Just don’t let me go

jueves, 15 de octubre de 2009

La historia de Ramirito el cerdito


Había una vez un cerdito que se llamaba Ramirito. Este cerdito era bastante especial, porque tenía un mechón de pelo de color gris plateado. Sus amigos cerditos solían molestarlo en la escuela. Le ponían apodos feos, se reían en su cara. Cabeza de trapeador le decían. Su mamá, que se llamaba Petronila, y a quien de cariño le decían Petronila, no sabía qué hacer para mejorar el autoestima de Ramirito. Y es que contarle el por qué de su mechón de pelo sería revelar un secreto morboso y escalofriante: Ramirito no era hijo de su esposo, Cerdón, en realidad Petronila había tenido una aventura con una oveja cruzada con perro french llamada Algodón.

Sin embargo, el sufrimiento de su hijo la obligó a revelarle su pasado putesco. Una tarde al regresar de la escuela, llorando por tanto abuso, Ramirito llegó a su casa, que para variar estaba toda sucia y desordenada, casi un chiquero, y no sospechaba de lo que le esperaba. Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, estaba dispuesta a revelar el secreto.

Seguir leyendo...


Ramirito entró a casa, dejó sus libros tirados en cualquier lado, para dar ese aspecto de chiquero que tanto les gusta a los cerdos, porque según nos han dicho, los cerdos viven entre mugre, suciedad y desorden, y justo cuando su madre Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, se disponía a decirle la verdad de su mechón, una llamada entró, lo cual es muy extraño porque los cerdos no saben usar el teléfono. Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, contestó y conoció una grave noticia: Cerdon, su esposo había sido sacrificado y convertido en carnitas, jamón, chicharrones y pierna ahumada.

La noticia la destrozó. Ramirito no sabía que estaba pasando. Todo parecía derrumbarse a su alrededor. Figuras emblemáticas de los cerdos como Porky o Babe, el cerdito valiente aparecían burlándose de él. Petronila, a quien de cariño le decían Petronila, lloraba y gritaba oinks al cielo. No pasó nada más ese día. Nunca más pudo contarle su secreto. Ramirito escuchaba constantemente los oinks en su cabeza, porque es lo único que pueden decir los cerdos.

FIN

lunes, 12 de octubre de 2009

Apis mellifera


Bueno, me costó encontrar abejas, y el día que las encuentro, que las condiciones se prestaron para fotografiarlas y que, al menos, una salió buena, resulta que esta es una especie europea. Yo la verdad no tengo ni idea va, pero al menos hice el intento.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Fegua

Siempre me ha gustado este lugar, y bueno sentía que tenía que hacerle algunas fotos en algún momento. Creo que estas no le hacen justicia ni al lugar, ni a lo que quisiera reflejar, pero es un inicio jeje





jueves, 1 de octubre de 2009

Prom night dumpster baby


I'm just a prom night dumpster baby
I got no mom, or dad
Prom night dumpster baby
My story isn't long but boy it's awfully sad

And though I came from a hole

I'm singin' right from the soul

My fanny needs a blanket and somebody to spank it

I miss my mom

* imagen de Devianart
Seguir leyendo...



sábado, 26 de septiembre de 2009

chirmolCity

Pues nada, dentro de una semana se decide quiénes serán los ganadores de un concurso que bien se dio a llamar como el nombre de esta entrada. Esta es la primera vez que participo en un concurso de fotografía, principalmente porque es la primera vez que me siento con la confianza en mis habilidades y conocimientos fotográficos. Estoy contento con el trabajo que hice y pues ahora a esperar que sea mejor que el del montón de personas que también están participando. ¿Qué les parecen?





miércoles, 23 de septiembre de 2009

Representaciones "cívicas"


Bueno, no me puedo quedar con las ganas. Sé que ya pasó la época y que ya no tiene mucho sentido hablar del tema, pero la idea de escribir al respecto me ha estado rondando la cabeza desde que empezó septiembre. También soy consciente que cuando toco estos temas, reacción de quienes los leen, por lo general, es de tacharme de negativo, antipatriota, retrasado social o qué sé yo. Corriendo esos riesgos me animo a escribir acerca de las ridículas tradiciones “cívicas” que se realizan en “honor” a la patria.

Antes que vomitar insultos hacía dichas tradiciones, en las que los desfiles escolares se llevan el primer lugar a la incongruencia, creo más constructivo cuestionarlos. He leído y escuchado mucho durante muchos años que estas actividades “inculcan” un amor a la patria, sin embargo dicha aseveración, para mí, no tiene mucho sentido. ¿Es amor a la patria aprenderse algunas marchas marciales, ensayarlas durante seis meses del año escolar (perdiendo tiempo de estudio y aprendizaje), contaminando el ambiente con ruido innecesario y desfilando por las calles ocasionando congestionamientos vehiculares? ¿Es amor a la patria cambiar dichas marchas marciales por canciones con ritmos de merengue, reguetón, cumbia y salsa? ¿Es amor a la patria correr por las calles y avenidas de la ciudad, pueblo, aldea o cantón, sosteniendo una “antorcha” hecha de latas de fríjoles volteados ducal? Yo digo que no.

Seguir leyendo...


Por ahí leí una columna en elPeriódico en el que una persona comentaba, con respecto a los recorridos de las antorchas, que era mejor ver a los jóvenes correr por las calles sosteniendo una antorcha, que representa el espíritu patrio ¿?, que verlos involucrados en pandillas juveniles. Cierto, pero de igual forma ¿no sería preferible ver a los mismos chavos leyendo, sentaditos en una biblioteca, o asistiendo a museos, galerías o, si lo desean, jugando futbol?

Por otro lado también me pregunto, en lugar de estar repitiendo la misma historia de los símbolos patrios (como si la vida fuera una réplica de las misas donde se dice exactamente lo mismo todos los domingos desde hace unos 1800 años) ¿no sería mejor enseñarles a los niños a cuidar del medio ambiente para que más ceibas, monjas blancas y quetzales puedan reproducirse en sus hábitats verdes y ecológicamente equilibrados? No sé qué es más triste, si ver a niños dorándose bajo el sol del 15 de septiembre frente al Palacio Nacional de la Cultura o ver a niños, en cualquier lugar, hora y época del año, tirando basura en la calle de una forma tan despreocupada.

Todo esto puede sonar muy mojigato o moralista, pero es que, para mí, es la verdad.
Como en la mayoría de manifestaciones populares que critico, creo que cada quien hace lo que se la da la gana. Si la mara quiere gastarse miles de quetzales en un uniforme de banda escolar que con el tiempo se apolillará, pues adelante. Sin embargo no hay que ser hipócritas y creer que con eso basta. Todo ese dinero que se desperdicia en esas farsas, bien podría aprovecharse en actividades más útiles para los niños y la sociedad en general.

Para mí estas representaciones se pueden comparar con las pintas que hacen los sindicalistas cada vez que salen a manifestar: ¿qué culpa tienen las paredes, los vecinos y el pueblo en general que vivamos en un país donde el Estado es inoperante? ¿Acaso las manifestaciones públicas son el único camino, o el más eficaz, para lograr cambiar la realidad del país? ¿Es eso suficiente?

Yo por lo pronto me declaro permanentemente en contra de la mayoría de ellas, especial y fundamentalmente de las del mes de septiembre, y espero que el día de mañana mi hijo no se vea tentado a participar en ellas, porque eso significará una segura discusión mía con su mamá y una gran desilusión para él.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Re: La métafora del coyote y el correcaminos

Hace un par de meses posteé mi métafora acerca del coyote. En ese post las preguntas iban en la línea de si era real la muerte del correcaminos, o si alguna vez el coyote había hecho reclamos a la compañía ACME. Según Family guy, ambas dos sí pasaron jajaja





lunes, 14 de septiembre de 2009

A lo Almodovar


– Soy lesbiana – se apresuró a responder una pregunta inesperada, esbozando una sonrisa ; tratando de seguir un juego que rápidamente se le salió de control.

– ¡Nooo, ya tengo pareja! –. Ya todo estaba perdido. Sonrojada, el mundo cada vez se le hacía más grande…

– No es que te esté proponiendo llevarte a Amsterdan y que nos casemos. Sólo estoy probando a ver si logramos tener una noche de pasión –.

Estrellas asomando detrás de nubes azuladas con matices blancos. El cielo, de un azul profundamente oscuro, sonreía. No había lluvia a pesar de ser época. En términos más terrenales, la noche invitaba para estar fuera del bar, recientemente inaugurado, y compartir charlas y deseos. Por más que le doy vueltas, el clima, el lugar y la compañía me hicieron sentir, por un momento, que estaba viviendo una de esas veladas del viejo Hollywood de los años 50’s y 60’s. El Gran Hotel era el testigo.

En una de esas charlas de pronto mi mirada se fijó en la entrada del lugar. De entre la multitud, vestida de blanco y con un aire a lo Marilyn salió una chica con sonrisa amigable y mirada inquisitiva, se acercó a mí y me saludó

Seguir leyendo...


– Hola ¿cómo estás? –. No es que sea yo el más buscado por las mujeres. Ya la conocía de hacía muchos años, aunque hasta hace poco había tenido la oportunidad de conocerla realmente. ¡Juro que sólo el aire soplando desde abajo le hacía falta para parecerse a la Monroe! Charlamos durante un momento con negligencia compartida.

Otros amigos salieron del lugar y la acera de la 9ª se convirtió en nuestro VIP room. – Y, viste, por ahí hay una iniciativa de legalizar la marihuana en todo el continente latinoamericano – me decía un amigo argentino. – Estoy enamorado de tu nombre – le decía yo a su novia.

Súbitamente una masa uniforme de unas 200 libras salió trastabillando del lugar. Un tight negro que, desgraciadamente, no se guardó para sí los tenebrosos secretos de esa uniforme figura, pedía pelo y un poco de aire. Blusa blanca. Pelo castaño. No quise prestarle atención, pero sus proporciones y su estado la hacían notar. Pero, igual no estaba con nosotros, y la charla, la imagen del vestido blanco intentado volar y lo agradable del momento eran más importantes...

...pero ella estaba dispuesta a hacerse notar. Sin ningún esfuerzo, debido a su tamaño y proporciones, la “chica” en cuestión se abrió paso entre quienes estábamos ahí, por un momento me sentí como se sintió Indiana Jones en la lica en busca del Arca Perdida, se aferró a un amigo y a mí para no caerse. Sin previo aviso miró a la chica de blanco.

– Desde que te vi me pareciste lindísima. Me dije ¡QUÉ RICA ESTÁ ESA CHAVA!–

Como bien dije antes, en ese momento el mundo se le hizo más grande. O más bien su “conquistadora” pareció tomar la figura del mundo.

– Me dan ganas de lamerte la cara –

– ¡Qué tetas! –

– ¡Me fascinás! –

Una tras otra, como balas asesinas.

– Me pela la verga lo que digan de mí. Ustedes no se aflijan que estoy a verga – repetía la masa en cuestión.

Pero su espectáculo no quedaría ahí. De pronto la tomó contra uno de sus pilares, que no fui yo. Mi persona sirvió como escudo humano en el que la chica de vestido blanco se escondió y así evitar la avalancha de “cumplidos”.

–Sos una puta rica –

–Hay que probar que tan bueno estás–

El amigo que hacía unos momentos confesaba su malestar y resaca por la noche anterior ahora estaba siendo atacado por este monstruo hormonal y calenturiento. Toqueteos, arrumacos y lamidas.

Sólo hacía falta el cuarto para vomitar y de Hollywood hubiéramos pasado a la Roma de las orgías y excesos. Y vaya que esta tipa era un exceso. No cabe duda que a las mujeres se les deja pasar cualquier cosa…

Y luego se quejan.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Postales urbanas



Con septiembre se viene el Foto>30. Tristemente no me tomé el tiempo suficiente para asociarme con algún colectivo y poder participar dentro del festival. Sin embargo, y siempre desde la temática de Paisaje, realicé una serie de fotografías buscando retratar paisajes que son cotidianos para nosotros y que, en la mayoría de los casos, pasan desapercibidos.

Cuando la ciudad se vuelve parte de nosotros, no notamos realmente todos sus colores, sus olores y sus sabores. Los paisajes no sólo son montañas espectaculares o lagos maravillosos. Nuestra cotidianidad nos brinda paisajes que son únicos de nuestra realidad guatemalteca.

La población de las ciudades y sus necesidades crecen a una velocidad mayor que la capacidad de las autoridades para responder y, en ese contexto, encontramos que la sociedad urbana no tiene espacios suficientes para canalizar sus expresiones.

Seguir leyendo...


martes, 1 de septiembre de 2009

En el mes patrio



Pos como quien dice chocolate, ya estamos otra vez en el mes patrio. Vuelven las ventas de banderitas, el amor por los colores patrios y todas esas mamadas.

Siempre he pensado que septiembre es el mes de la hipocresia nacional, porque todo el mundo se apunta a vestirse con el azul y blanco (a conveniencia de cada uno porque unos usan hasta morado) como queriendo expiar sus culpas por su falta de compromiso por sacar adelante a este país.

Sin embargo, y para variar un poco mi tono quejista y criticón, debo de decir que en los últimos tiempos he notado un cambio de actitud en varios sectores que históricamente siempre han visto para otro lado. Hace un par de semanas, durante el festival del centro, a iniciativa de una organización que se llama Urbanistíca, se colocaron unas fotografías antiguas de la ciudad. Para mí ha sido curioso ver cómo es que los mensajes de la mara ya no van tanto por cuestiones individualistas, sino que en realidad se ha despertado un sentimiento de recuperar y hacer de este país algo mejor de lo que tenemos.

Algunos eventos que se han sucedido en los últimos meses, lejos de aplacar el maltrecho espíritu de los chapines, ha llevado a crear un ambiente de positivismo e ilusión. Por supuesto que con palabras de ánimo no se logra el objetivo. Pero es un comienzo...

A pesar de la hipocresia de nuestros políticos, de nuestro himno (el que siento que no me representa en lo absoluto), de la confusión callejera de vender banderas con diferentes tonalidades de azul (o morado) y de esos sectores que nos impiden gozar de Guatemala, ojalá este mes sea algo agradable para todos.

sábado, 29 de agosto de 2009

La liga española


Pues nada, se viene otra vez la liga española y el Real Madrid viene más reforzado que nunca. Lastimosamente en Guate no tendremos facilidades para ver los partidos de la liga, ya que nuestros amigos cableros no nos quieren dar las señales de ESPN y Gol TV que si transmiten los partidos, y en cambio nos tenemos que tragar partidos de la liga portuguesa que a nadie, salvo a los portugueses, interesan. Y bueno, tristemente nuestra televisión nacional, que constantemente nos transmiten estos eventos de gratis, ya llevan un buen tiempo sin poder hacerse con los derehchos de transmisión, por lo que nos toca buscar alternativas.

Pero como igual la Internet se ha convertido en el medio más democrático del mundo, para nosotros los pobres que no tenemos pisto para pagar direcTV o cualquier sistema de televisión digital, no nos queda de otra que acudir a ver los partidos vía Internet.

Les recomiendo el sitio Roja Directa, en el que pueden encontrar mucha variedad de deportes, incluyendo los partidos de la liga española. Hoy empieza la liga con el partido entre el Real Madrid Vs. Deportivo A Coruña a las 12:00 hrs.

jueves, 27 de agosto de 2009

XII Festival del Centro Histórico




Pues bueno, se acabó el XII Festival del Centro Histórico. Debo de decir que en términos generales me lo disfruté mucho. En años anteriores a este festival lo recuerdo únicamente por la venta de libros que suelen colocar en el parque central (venta de la cuál casi nunca me he aprovechado porque siempre ando sin plata), pero este año se notó que las instituciones involucradas, así como los artistas y grupos que participaron le pusieron mucho empeño, dedicación y ganas para presentar espectáculos de calidad.

Tampoco hay que engañarnos, no todo fue bueno. Esa “iniciativa” de un banco de imprimir en mantas acrílicas obras de artistas no me gusta nada. Tampoco me gustó que los organizadores no hayan considerado que en agosto llueve (aunque hay que agradecerle al Niño por la escasez de lluvia este año). Por ningún lado vi programas del festival, salvo uno que imprimieron los del Musac, pero que solamente contenía las actividades de ellos.

Por último puedo resaltar como dato curioso el tour que organizó la muni para que la mara que no conocía la vida nocturna se diera una vuelta. En realidad es una buena iniciativa y de hecho sería bueno que por las noches los fines de semana esto fuera algo cotidiano y normal, porque le daría nueva vida al centro por las noches, la gente se daría cuenta de una vez por todas que es menos peligroso el centro por la noche que la zona viva, por ejemplo. Lo chistoso sigue siendo la actitud de la gente de esos tours. Tomaban fotos como que fuera una parte de la luna y los que frecuentamos el centro somos, para ellos, seres extraños. Pero bueno esto es Guatemala.

Si quieren ver más fotos pinchen aquí

lunes, 24 de agosto de 2009

De fotógrafos a bouncers


Es chistoso cómo la vida da tantas vueltas (y tan extrañas). El viernes pasado fui al concierto de Acordes por la Paz, que se hizo en el Parque Central. Ahí me junté con el Pato y estuvimos en backstage la mayor parte del tiempo. Sin embargo la situación cambió radicalmente. De pronto nos vimos obligados a jugar el papel de bouncers porque mucha de la mara se extasió tanto que se saltaban la barra de contención.

Lo chistoso de todo es que, como le decía al pato, seguramente éramos los dos tipos más enclenques, flacos y debiluchos del lugar, pero ahí estábamos controlando a las masas.

*Foto tomada por el pato

lunes, 17 de agosto de 2009

Aloha


Estaba pensando en los hawaianos. No sé nada de la historia de ellos, sólo sé que los samoanos se tatúan bastante, y fueron los que pusieron de moda los tatuajes. Que tienen grandes olas para el surf y que tocan el uku lele.

Pero de ahí, cómo y quiénes habrán llegado a poblar esa isla. Tengo entendido que está hasta la chingada. ¿Cómo llegó a ser región gringa si está más cerca de Asia?

Los hawaianos...

lunes, 10 de agosto de 2009

Wonder engaño


No cabe duda que, para mí, uno de los mayores engaños de los tiempos modernos es el brasier (no sé si así se escribe correctamente pero se entiende). Algunos podrán decir que son las cirugías plásticas, el botox y todas esas mamadas que los gringos se inventan para “mantenerse jóvenes”.

Sin embargo soy firme creyente que es el brasier el que nos ha engañado. Imaginen lo siguiente: vamos por la calle y de pronto se nos atraviesa una chava bonita, simpática, sonrisa atractiva y coqueta, caminado sensual, bonitos pies y una personalidad que atrapa a cuanto hombre se le cruce enfrente. La realidad es que todo eso se va a la mierda si, además de todo eso, tiene un par de buenas tetas. En ese momento nos olvidamos de su mirada cautivadora, de su personalidad y de su megasonrisa.

Y qué pasa si, la diosa fortuna nos sonríe, y la súper chica hace clic con uno. Pues nada, que lo único que nos pasa por la mente es buscar la forma de montar un campamento en ese par de tesoros que la naturaleza le proveyó. Pensamos y repensamos en formas para poder disfrutar de ese jardín del edén. Sin tetas no hay paraíso dicen por ahí. Y en efecto, este es un buen paraíso para pasar horas y horas. Nuestra propia versión de Disneyland, y menos cara (en algunos casos).

Seguir leyendo...


Y finalmente, si la diosa fortuna sigue de nuestro lado, tenemos la oportunidad de acercarnos lo suficiente a ese par de senos vigorosos, espectaculares y sanos y luego PUM ¡¡¡Resulta que la chica usa los famosos wonderbra!!! Cierto es que nuestra ilusión por descubrir si tiene pecas, si el bamboleo es uniforme o disparejo, cuál es la que tiene más pequeña que la otra, y todo ese tipo de cosas no desaparece, también es cierto que resulta que Disneyland es una gran mentira, con juegos que son divertidos, pero que no son memorables.

Aparte de todo eso, también me parece injusto, porque la verdad es que nos emocionan por gusto. Claro, por ahí me pueden decir que las mujeres se ponen lo que se ponen porque se sienten bien con ellas mismas. Ya, buen argumento. Pero también es buen argumento el pensar que existen muchos tipos de brasieres, y que los acolchados, los que levantan y los que juntan y apechugan, nunca mejor utilizado éste último término, los usan también para mostrar y modificar la realidad.

Con esto no digo que siempre ando en busca de una tetona con copas doble D. En realidad el tamaño no es tan importante. Pero es que sea copa A, B, C, dejo de fuera la D, porque por más brasier que usen ahí si no hay pierde, lo que se espera es lo que se ve en las primeras impresiones. Si yo veo a una chava con tetas decentes, espero que al verla desnuda esas tetas sigan viéndose decentes. Pero para la mala fortuna que me ha tocado, resulta que esas tetas dejan de ser decentes y pasan a convertirse en desilusionantes.

Ni modo, es parte del juego no? Igual pasa con esos pantalones que les levantan el culo. O esas fajas que les moldean la cintura. El punto es realmente el engaño. Qué importa si tienen un cuerpo de revista de lencería. Si es así, mucho que mejor para uno, pero en realidad, y esto lo digo desde la mayor frivolidad posible, lo que más importa, al menos para mí, es el producto final, y creo que sería más sencillo mostrarse uno como realmente es.

jueves, 6 de agosto de 2009

Los peores trabajos de la historia


Ahora que paso por una etapa pobre en cuanto a ofertas laborales que se adecuen a mis necesidades económicas y creativas, me puse a pensar en los trabajos que me parecen los peores del mundo.

5. Chef gordo recién salido de una operación de bypass gástrico: las personas que se hacen chefs, por lo general lo hacen porque les gusta la comida. Imaginarse a uno, con sobrepeso, problemas cardíacos y recién salido de una operación de bypass gástrico ha de ser una tortura para él.

4. Sonidista de película porno: ver a dos, tres, cuatro o la cantidad de chavas que sea necesaria para hacer una escena magistral en una porno. Encima de todo de que no podés participar, te toca escuchar todos sus jadeos, ver sus movimientos, ver cómo otros pisados las disfrutan (o se disfrutan entre ellas) y no poder hacer nada ha de ser peor que patada de mula en los huevos.

3. Policía junkie encargado de quemar droga incautada: esto ha de ser un verdadero dolor de huevos. Para conseguir mota o coca, siempre hay que ir de encubierto. Andar por las esquinas más oscuras o meterse a barrios peligrosos, todo esto para poder disfrutar y aplacar un poco la necesidad del vicio. Y con todo eso, tener que ver cómo se queman toneladas y toneladas de marihuana, sentir el olor y no poder disfrutarlo ha de ser doloroso.

2. Guardia nocturno con problemas de alcoholismo encargado de una bodega de cervezas: qué más se puede decir al respecto. No sólo no podés chupar en horas de trabajo porque te despiden por borracho. No podés agarrar una chela de las que estás cuidando porque te despiden por ladrón. Encima de todo cuando entrás a trabajar, seguramente todos tus cuates se juntan en un bar, cantina o tienda para tomarse un par de chelas y desconectarse.

1. Guardia eunuco encargado de un cuarto lleno de jóvenes vírgenes: este es lo peor que me puedo imaginar. Para conseguir el chance te tienen que descuartizar a tu amigo más querido. Te ponés gordo por culpa de las hormonas. Ser eunuco no te vuelve gay, por lo que ver a 10 o 20 vírgenes retozando y jugando a los almohadazos, aprendiendo a besar entre ellas y paseando en sus transparentes togas y no poder hacer nada al respecto ha de ser la peor sensación del mundo.

miércoles, 5 de agosto de 2009

De cumple

Pues nada, esto ya lo había puesto, pero igual sigue siendo un bonito regalo. Feliz cumpleaños flaca...

P.D. La foto es nueva



La consecución de un ideal se estremece con rocas de vino blanco
El humo danzante figura frente al líquido
Ojos color centella, árbol de piel canela
Extrañamente la nada sucumbe en piernas carmesí
Matices que juegan a ser niños deseosos, espontáneos y jugetones
La braza encubierta se abraza a mis labios para convertirse en formas nuevas y efímeras
El sonido del asfalto crujiente rodea la noche cubierta por un manto anaranjado oscuro
La necesidad de ser necesitado resucita en presencias más poderosas
El presente emocional aún no cierra las puertas al futuro
TKM son tres letras que encierran más que un apocope
Éstas líneas intentan tener personalidad y finalidad
Las llamas de una cabellera errante y frondosa iluminan los caminos de la inmensidad
Flaca belleza con divinidad incluída
Intento controlar el deseo por dejarme llevar, por ser y no ser, por escuchar los susurros
Y el viento trae consigo voces desafiantes
No hay coherencia, sólo inercia
Las brazas se esfuman, se pierden, se entrelazan junto a restos del fumado
No hay interrogantes sólo ambición de expresar

lunes, 3 de agosto de 2009

Dealin' with the pusher (parte 3) final

-Vender qué?- pregunté, aunque ya sabía la respuesta
-Pues qué más, coca. Así no tendrás más clavos de pisto y nos podemos poner a verga cuando se nos dé la gana.-

En realidad la medio borrachera que sentía, se me espantó totalmente. Busqué de reojo a la flaca para escudarme con ella, pero tenía a uno de sus cuates cuasi encaramado de ella cerca del baño. Las botellas de cerveza que estaban sobre la barra me hacían pensar que ya había “firmado” un acuerdo con el chavo.

-Mirá, la verdad es que a mi no me interesan esas chivas vos. Buena onda por el ofrecimiento, pero igual estoy esperando que me respondan de un par de lugares, y yo creo que si me sale, pero igual y si no, yo te aviso- le dije firmemente, esperando también su reacción.

-Ta bueno, no te ahuevés. Igual somos vecinos. Yo porque ando empezando y quiero hacer las cosas bien. Tomate otra chela

Mierda, pensé. Ya no quiero estar acá, pero si me voy ahorita, este pisado va a creer que me ahuevé y ahí si ya me pisé. Encendí un cigarro, tomé dos sorbos de cerveza y fui al baño. Cuando regresé, los colombianos de la mesa ya no estaban. A la par de mi “nuevo” amigo estaba un tipo peludo, gordo, hablando de heavy metal. Agarré mi cerveza y me quedé parado junto a ellos.

De pronto el celular de José sonó y me dijo –mano, me tengo que ir a la mierda, esa pisada está va de chingar. Ahí platicamos. Buena onda – y se fue. En la cuarta cubeta habían dos cervezas llenas, más la que yo tenía. Agarré una y le dije al gordo – si querés tomatela, yo me ya me voy -.

Con las dos chelas en mano me fui. Pasé un rato al pasaje pensando en cómo me iba a librar de ese tipo. Dentro de mis expectativas no contaba con vivir con un pusher junto a mí. Caminando hacía el edificio, me topé con un cuate. Le ofrecí la chela que tenía y empezamos a hablar de otras cosas.

A las dos semanas me enteré que mi nuevo amigo, José, ya se había ido del edificio. El apartamento de las chavas con quienes vivía amaneció un día con las chapas forzadas. No apareció más.

jueves, 30 de julio de 2009

Dealin' with the pusher (parte 2)


En fin, había dos mesas ocupadas. En una estaban dos chavos ya medio borrachos, fumando y filosofando acerca de quién es mejor cantante de heavy metal, si Stephen Pearcy de Ratt o Dee Sneider de Twisted Sister. Mencioné que este lugar decayó muchísimo durante los últimos tres años y se convirtió en refugió de metaleros wannabes, reguetoneros y fresitas seguidores de viento en contra. Pero bueno, igual no recuerdo el tema de la charla de estos dos, pero si imagino que ha de haber sido tan interesante como el tópico que les describí anteriormente.

En la otra habían dos chavas, bastante feítas ellas. Una gordita, labios y ojos pintados de negro. Tenía una mirada que no decía nada. La otra era una flaca, morena, con ojos perdidos. Vestía una camiseta sin mangas, pantalón de lona azul y tenis. Las dos estaban acompañadas por tres patojos de unos 22 años. Todos fumaban y cantaban en coro Flor de Loto, de héroes del silencio que sonaba.

José, el nombre del nuevo amigo, y yo nos acercamos a la barra e inmediatamente pedimos el cubetazo. El chavo me habló de su traída. De por qué habían decidido vivir juntos. Después de dos cervezas, salió a hablar por teléfono y yo me quedé sólo en la barra. El lugar ya estaba algo más concurrido, y, justo al lado donde estaba sentado yo, había una mesa con unas cinco o seis personas. Eran colombianos, por el acento. Sólo una de ellas era mujer, y en realidad tenía más pinta de venir de la cuarta que de la catedral. En fin, en gustos se rompen géneros y en géneros se rompen madres, como dice mi viejo.

José entró de nuevo al bar. Al ver a los colombianos en la mesa se acercó a saludarlos muy efusivamente. De a ratos se sentaba conmigo y con ellos. Después del primer cubetazo, vino el segundo, y luego el tercero. La patoja morena de mirada perdida me empezó a parecer más interesante. Empezamos a hablar. Recuerdo que en esa época me entró mi fase de rock de los 80’s. Ella, de unos 20 años, no tenía mucha idea de lo que yo decía. Eso y que descubrí que su mirada perdida era el resultado de la combinación de una tarde de chupadera y el intento de “hacer trampa”. Pero a ella nadie lo explicó que se hace trampa con coca y no con mota.


Seguir leyendo...


Sin embargo, no podía quejarme de mi noche. En realidad había resultado mucho mejor de lo que yo esperaba, ya que mi plan era el de ir al pasaje, tomar un par de chelas, esperar encontrar a alguien conocido y entablar una charla típica de sábado en la noche y luego volver a casa. En cambio me topé con que había hecho nuevas amistades, ya tenía como ocho cervezas encima y me estaba casaqueando a una patoja, que si bien no era el gran culazo, estaba mejor que la alternativa de volver solo, borracho y caliente.

Eran como las once y media de la noche. José estaba ya algo bolo. Empezó a preguntarme por mi situación laboral. –Mirá mano, yo ahorita no tengo chance. Estoy sobreviviendo con un pisto que tenía ahorrado y con algunos chancecitos que me salen- le dije.

-Pues mirá, si querés yo te consigo chance en la torre de tribunales- me dijo.
-Mmmm pues yo no tengo ni idea de qué podría hacer ahí.
-En realidad no tendrías que hacer nada del otro mundo. Yo te puedo conseguir un tu chance donde te pagan unos Q4 mil al mes. Si querés vas, si no no, pero igual la onda es que tendrías que trabajar conmigo.

En ese momento me sentí algo confundido, pero porque creía que ya sabía a donde iba a parar la charla. Momentos antes lo había escuchado, hablando con sus amigos colombianos acerca de su malestar porque esa misma semana habían apresado a uno de los capos guatemaltecos más influyentes en el mundo de la droga internacional. En realidad no reparé mucho en el tema, porque estaba medio encantado con la flaca de mirada perdida.

-Mirá pues, sólo tenés que vender para mí.

lunes, 27 de julio de 2009

Dealin' with the pusher (parte 1)


Era uno de esas noches en las que el deseo de mezclar mi sangre con un poco de alcohol fermentado se hacía necesario. Mi nueva condición de ciudadano del mundo, junto con la ansiedad de poner en práctica lo aprendido por errores cometidos en el pasado, me empujaba a aventurarme a buscar experiencias nuevas.

La falta de amigos era un factor determinante que alimentaba mis dudas. La opción de quedarme en casa peleaba con esa sensación de despojarme de viejas rutinas. Abajo, las calles emanaban un olor a festividad, a vida. De un lado a otro las ideas peleaban entre sí. Salir al mundo por primera vez por mi cuenta era un escenario más atractivo que quedarme adentro y pensar en lo que no tenía. Agarré mis llaves, un sudadero y me encaminé.

Tiempo después esa sería una rutina que se repetiría casi diariamente. Pero ahora era el primer paso. Es como eso que sentimos cuando somos niños y estamos aprendiendo a caminar. Varias veces nos dimos en la cara y nos dolió. Luego, aprendimos a meter las manos, pero una que otra vez nos caímos y nos dábamos en el culo. Finalmente, después de muchos intentos, caminamos, y luego olvidamos lo difícil que fue tomar la decisión de dejar la seguridad de una mano que siempre está ahí, se volvió rutinario, natural.

Saliendo de casa me topé con un tipo de unos 30 años, delgado, un poco más bajo que yo. Hablaba por teléfono cuando cruzamos camino. Mientras esperábamos en el elevador esbozó un -que onda, me acabo de pasar a vivir al 21, ahí estamos a las órdenes para lo que necesités- Bastante amigable. Un escenario que cazaba muy bien con las expectativas, mientras decidía salir de casa.

Seguir leyendo...


-Buena onda, yo vivo en el 18, y pues ya sabés-. Mientras bajábamos al primer nivel, me comentó que se había mudado con su novia, una de las chicas que ocupaban el 21. Al llegar a nuestro destino me preguntó a dónde iba; -pues tengo ganas de una chela-. De la nada me dijo que me invitaba un cubetazo, en un bar que está a dos cuadras de donde vivíamos. Perfecto, sigue siendo un escenario que caza muy bien con mis expectativas. Un vecino borracho.

En mi cabeza eso se traducía en dos cosas: chupes seguidos y chavas. En mi disertación de lo que se me presentaba, mis conclusiones preliminares fueron: el chavo vive con su novia. La novia seguramente tiene amigas. Si hay güaro, lo más seguro es que las amigas sean borrachas. Si son borrachas, puede que también se pongan fáciles en determinadas situaciones. Todo cazaba perfectamente con mis expectativas planteadas antes de salir de casa.

Camino al bar le comenté al amigo, de quien hasta ese momento no sabía su nombre, que yo estaba corto de efectivo, y que sólo podría quedarme para dos chelas. –No hay clavo viejo, yo te invito- me dijo.

-Ah si, y eso, si no me conocés-
-Bueno, si querés va, igual yo me voy a pedir un mi cubetazo-

Puta, en realidad el escenario estaba mucho mejor de lo que yo me había planteado. Además de todo, gamonal el tipo. Y bueno, ante proposiciones como esta, es muy difícil negarse. Pues nada, entramos al lugar. Si no mal recuerdo, había una banda de esas que ni siquiera tocar covers pueden. En realidad ese lugar nunca me gustó. Surgió en una época en la que la séptima avenida fue utilizada como sede de los fresas wannabes que no tenían pisto para ir a bailar a cuatro grados y la zona viva. Había dos lugares; este, que hoy nos damos bien a llamar “el redondo”, y otro, que luego se mudó a vecindarios más prósperos y fugaces, digo fugaces porque creo que el lugar que se mudó a cuatro grados vivió menos de lo que existió en el centro.

viernes, 24 de julio de 2009

Here's a song by a gay guy

Creo, sin temor a equivocarme, que este ha sido uno de los episodios que más me ha cagado de la risa de Padre de familia. Es una parodia genial de Back to the future. Si la pueden ver, veánla. Acá el video de la canción al final


lunes, 20 de julio de 2009

Me pierdo en lugares comunes


Siempre he considerado al mes de julio como el mes en el que más me ataca la nostalgia. Digamos que de tres años, casi cuatro, para acá la razón es porque en esta época tenía una celebración bastante importante en aquellos días. Sin quererlo la otra vez me vi viendo fotos de un pasado que se “cerró” abruptamente, que no injustificadamente.

Pero esa no es la única razón, ni la más importante realmente. En realidad no me he dedicado a auscultarme internamente para conocer verdaderamente las causas de esa nostalgia que no sólo me invade por momentos, sino que me acompaña casi en cada momento. De pronto me siento recordando a amigos que en algún momento fueron extremadamente importantes en mi vida. De pronto mis imágenes se llenan con el rostro de alguien que ha sido esencial en mi desarrollo emocional y que, lamentablemente, no llegó a ser lo que, hasta no hace mucho, me hubiera gustado que fuera.

Y bueno, por ahí también vienen los pensamientos dedicados a mi hijo, a quien no miro todo lo que quisiera. Que me pierdo en deseos de verlo comerse al mundo con su inquietud y su curiosidad típica de la edad (y del apellido). Que añoro y sueño con su sonrisa y que cada momento que no la tengo cerca siento que algo de mi, lo único bonito y verdaderamente real de mí, se pierde momentáneamente.

Y si, también en estos tiempos en los que tanta gente nueva ha entrado, y salido, en mi vida, cada vez van alimentando más esa bolita nostálgica que rebota constantemente en mi cabeza, en mis brazos, en mi sonrisa y en cualquier cosa que hago.

Muchas veces la nostalgia pasa a convertirse en melancolía y puedo saborear los olores que este sentimiento me regala. Igual tampoco es que rechace esto que me hace ser lo que soy, porque al final eso soy. Simplemente sentí melancolía y nostalgia por no haber puesto nunca esto en “papel” y sacarlo del sistema…

P.D. 1 la foto es de un pasaje de San Marcos la Laguna, no encontré otra mejor para poner en el post.
P.D. 2 hace dos meses escribí un poema relacionado con este tema, pero no se grabó bien en el puto disco y se perdió para siempre, sólo alcancé a recuperar el nombre con el que lo grabé y es el título de este post.

martes, 14 de julio de 2009

Como dicen: del dicho al hecho...


En 1986, hace uuuuuu me dirían por ahí, en el Teatro Nacional Miguel Ángel Asturias se realizó un espectáculo que tenía como objetivo conseguir fondos para ayudar a una institución que trabaja en pro de los niños con discapacidades físicas y mentales. A dicho evento se le dio el nombre de Teletón (no estoy seguro pero creo que fue una copia del nombre de un evento similar creado en México).

Para quienes no estaban en este mundo ese año, el evento fue un éxito total. Se llegó a la meta económica estipulada al inicio. Participaron un sin número de artistas, cantantes y actores internacionales (principalmente mexicanos). Recuerdo que yo babeaba cuando apareció Graciela Mauri quien conducía un programa infantil de la época. La conocí personalmente hace unos 6 años en una ocasión que vino a dar un concierto para niños, y sí, me seguía gustando la chava.

Pero bueno, estoy divagando. Desde esa fecha, la teletón guatemalteca se hizo famosa y, de un evento benéfico, pasó a convertirse en una especie de festival musical anual. Los organizadores crearon grandes empresas de montaje y producción de eventos. También surgieron productoras audiovisuales que producían cápsulas y mini reportajes de todo lo que rodeaba la labor de fundabiem, nombre de la institución que trabaja en pro de los niños.

Seguir leyendo...


Recuerdo que todos los años con mi familia veíamos el evento por la tele. Esperábamos ansiosos los conteos finales e incluso nos desvelábamos por conocer el resultado final de las colectas. Poco importaba que los reportajes producidos por ellos mismos tuvieran ese tinte de compasión y lástima autoimpuesta que buscaban, al final de cuentas, sobornar emocionalmente a la gente para que diera dinero. Poco importaba también que la calidad de los presentadores, artistas y cantantes presentes decayera considerablemente. O que alrededor de este evento se crearan empresas de marketing reclutando a jóvenes “dispuestos a poner su granito de arena” pidiendo talacha por las calles, vendiendo artículos y souvenirs alegóricos al evento, etc. Tampoco importaba mucho que el famoso evento pasara a formar parte de esos tópicos que si uno no apoya, uno es “antipatriota”. Al final de cuentas la idea de ayudar a niños con discapacidades físicas y mentales sigue siendo una buena causa.

Pero, y estoy seguro que el pero era inevitable, después de tantos años de ignorar todas estas cosas que se sucedían alrededor de este evento, el cual dejé de apoyar hace como 12 años dicho sea de paso, y tratar de ignorar lo que sucede con él, finalmente salió, y de boca de ellos, lo que realmente piensan: escuché el spot radial solicitando el apoyo del pueblo guatemalteco a esta causa. La voz de este spot era la de un dinosaurio que ya debería de dar paso a nuevos talentos, que los hay. No recuerdo todo lo que decía, pero una frase me causó impacto. “Donde algunos ven discapacidad, nosotros vemos futuro”.

Es decir, el hecho de que exista discapacidad, significa que no hay futuro? Ya sé, cuestiones de semántica, pero igual, también son cuestiones de semiología. Qué significa esa frase? Que el hecho de ser discapacitados les borra el futuro automáticamente?

No escribo esto para llamar a un boicot para con la teletón. En realidad creo que el evento debería de dejar de lado sus aires de grandeza, dejar de hacer reportajes que llamen a la lástima y utilicen tácticas de chantaje emocional hacía quienes los ven. Que las personas involucradas en este movimiento se bajen de la nube y busquen únicamente el bienestar de los niños y niñas que atienden.

Y si, probablemente soy uno de los pocos que no apoya este evento, y en realidad es por todas las razones que acabo de escribir, y no tanto porque no aprecie como ciudadano la labor que esta institución realiza. Pero si creo, y lo digo sin morderme la lengua, que la necesidad de protagonismo de parte de muchas personas en este país opaca las buenas obras que de hecho están haciendo.

viernes, 10 de julio de 2009

Yo contra el mundo (citando al Edgarín)


Seguros en Guatemala dijo...
Si, ser padre es algo genial. Aunque para ello nunca se haya recibido ningún curso ni nada por el estilo, Dios nos permite tomar ese papel y regularmente si nos empeñamos en ello, hacerlo bien.

Saludos.

Seguros GYT no le fallan!


Este fue un comentario que recibí hace unas semanas en un post que hice. Hoy, visitando mi página de Facebook me encuentro con una sugerencia. Esta me decía “agrega a gobierno de Guatemala como tu amigo”.

Yo me pregunto, será que estas dos “instituciones” se creen que con publicar comentarios ingeniosos, como el hecho por los seguros, o querer “humanizar” la figura del gobierno creando un perfil en el facebook y agregando a la gente, van a ayudar a cambiar la percepción que tenemos de ellos?

Seguir leyendo...


En el caso de los seguros, que son parte de una corporación bancaria, a mí en lo personal ese comentario lo único que me provoca es rechazo. De ninguna forma me sentí identificado con esa empresa por “preocuparse” y “estar pendiente” de mí en el día del padre. Al contrario, yo pienso que si quieren sentirse relacionados con la gente en general, tanto los bancos, como los gobiernos y personas encargadas de las finanzas en cualquier país, deberían de crear programas y planes que beneficien a la mayoría, en lugar de tener planes de crédito que enjaranan más a la gente.

Ahora lo del gobierno queriendo ser mi “amigo” raya lo ridículo. Ya imagino esas reuniones de los asesores del grupo de comunicación de este gobierno: “muchá, ya que el facebook es tan popular, deberíamos de crear un perfil que se llame gobierno de Guatemala. De esta forma podremos llegar a otros niveles de la sociedad. Creamos eventos y actividades para que la gente nos apoye. Posteamos fotos de lo que hace el presidente en todos lados. Etiquetamos a algún pelón que esté por ahí y se sienta importante por salir en fotos con el presidente. Esta es la mejor idea que se nos pudo haber ocurrido”.

O sea, en serio. ¿Acaso creen que esto va a funcionar? La única forma en que yo consideraría aceptar al gobierno como mi amigo será cuando este no se gaste el pisto en muladas. Que existan obras de infraestructura que no se despedacen al mes de hacerlas. Que el sistema de salud sea confiable. Que existan oportunidades de trabajo. Que no haya tanta violencia. Que el sistema de justicia sea coherente y castigue a quienes violen las leyes. Que tengamos líderes sensatos que busquen el bienestar del país, y no sólo el de su bolsillo.

Esa realmente sería la única forma en la que yo consideraría ser amigo del gobierno. A esa mara que trabaja en el estado y se les ocurren estas brillantes ideas, en serio, trabajen muchá, que ganan buen pisto y nada les cuesta aceptar la realidad. Seguramente que el pisto y el poder encandilan, pero hay que ser consecuentes con lo que en realidad pasa, y no cerrarse en lo que sus cabecitas piensan.

*Foto de El Independiente

martes, 7 de julio de 2009

Homenaje

Antes de que se muera por completo, y la coyuntura nos obligue a ver hacía otro lado, posteo este video homenaje para MJ. Hasta los mariachis te hacen covers jajajaja.

lunes, 6 de julio de 2009

sicodeliqueando temprano en la mañana


Suerte
Igual yo estaré por acá ;)
Comiendo pasas y brincando agujeros negros
Construyendo autopistas de mazapán en donde las tonadas del susurro apuntan a un desgarrador desenlace
Descubriendo un río rojizo entremezclado con almidón
Ahí estás vos, luchando con concentraciones inevitables
Amarrada a postes de responsabilidad impuesta
Yo sigo comiendo pasas, y sobre mi cabeza hay una nube similar a la de las caricaturas, un globo dirían los dibujantes y diseñadores, en el que la palabra "suspiro" hace juego con mi expresión de despreocupación
El río rojizo cambia de colores, inundado con ácidos y peces que se pasean en una calzada pomposa y caquera
De pronto, por sobre un hombro que desearían tener, te ven con un dejo de arrogancia, ignorando que ya están muertos
El agujero negro pronto se mezcla con un vórtice de relatividad
El estallido provoca el encuentro de dos dimensiones que se vuelven paralelas
El mazapán se derrite lentamente
Se convierte en masa y energía
El poste al que te encontrás amarrada se desploma y tu libertad te permite arremeter contra esos putos peces caqueros... Ahhh la parrillada de pescado que nos deleitará
Tal cual comic, en un cuadrito siguiente, mi rostro cambia el gesto de desperocupe y se dibuja en él, y todo mi cuerpo, una actitud de expectación. Mientras, la cajita de pasas cae estrepitosamente al suelo (una escena animé dramática viene a mi cabeza)
Un globito se dibuja nuevamente sobre mi cabeza dedicándote una pregunta ¿dónde estás?
Vos, al ver esto, interrumpís tu sangrienta orgía en la calzada de ácidos y peces y me honrás con una sonrisa
Suerte
Igual yo estaré por acá ;)

jueves, 2 de julio de 2009

Mi anécdota coyuntural (de muertes e historias)


Cuando tenía 18 años me gustaba una chava en la universidad. En una plática ella me comentó que le gustaba la música de Michael Jackson. Yo, en una de esas muladas que uno hace cuando intenta conquistar a alguien, llegué un día a la universidad, la busqué por el campus y cuando la encontré le pedí que me acompañara al carro “tengo un regalo para vos”.

Así de la nada le regalé el LP de Thriller. Para ese entonces el disco tenía unos 14 años de existir. Hoy tendría 25 años. La chava al final de la historia se hizo traída de alguien más y yo me quedé con un palmo de narices.

Algo intrascendente, pero como está de moda escribir de lo coyuntural. El MJ fue tan grande y conocido que seguramente toda la mara que nació entre 1985 y el 2005 tiene más de alguna historia con la música de él.

lunes, 29 de junio de 2009

Otra de mis muladas (otra más)


Cuento de Brujos
chisme de entierros
los vecinos dicen: ahí viene el muerto.
Era del barrio
tumba sin flores,
un pobre diablo
con dientes de oro.

Probablemente no sean muy inteligentes las chorradas que pasan por mi cabeza casi todo el tiempo. Por ahí me pierdo entre pensamientos arbitrarios, por ejemplo, de la coyuntura política latinoamericana, la importancia de que mi hijo crezca en un buen ambiente y cómo conseguir fiesta la mayor cantidad de tiempo. Y bueno, pues entre todo eso, creo que lo que se me ocurrió podría bien ser compatible con esas tres cosas que cruzaban mi cabeza no hace muchos días atrás.

Si tomamos en cuenta que en Guatemala las cifras diarias de muertos son elevadas, y que las autoridades no hacen absolutamente nada por evitarlo, aclararlo o castigarlo. Que los medios de comunicación se centran más en difundir noticias de sangre y no tanto en apoyar las campañas de desarme, prevención y concientización. Que la mayoría de gente sólo se manifiesta cuando un grupito interesado los manipula y luego se les olvida e ignoran conscientemente lo aberrante e insultante que es el asesinato diario de personas inocentes.

Si tomamos también en cuenta que las campañas de promoción turística y muchas películas gringas nos ponen a los latinos como estas sociedades calientes, que gozan con el baile, sus fiestas tradicionales y su toque folclórico a un sinfín de facetas de la vida, la combinación de estas dos realidades (la de los muertos y la de el alma fiestera) bien podríamos crear una realidad totalmente diferente en nuestro continente.

Cada año celebramos a nuestros muertos y nuestros santos el 1 de noviembre. Comemos fiambre, nos reunimos en familia, los cementerios se visten con globos, música y comida. Se hace el pan de muerto. En algunos lugares se toma chicha. Y bueno, la noche anterior, en una tradición importada de los gringos, mucha gente se disfraza tal cual piñatas de la 10ª. Avenida. En fin, son dos días en los que la muerte es celebrada y emancipada como una actividad relevante en la vida de cualquier persona. ¿Y si lo hacemos todos los días? En lugar de ir como borregos a la plaza Italia, disfrazados todos del mismo color, por qué no mejor armamos fiestas tipo halowin, salimos a la calle disfrazados como la piñata de nuestro personaje favorito a pedir dulces y dinero, y a las personas que no nos den, les tiramos huevos a sus casas para que aprendan a no ser “agarrados”.

Luego de todo esto, podemos regresar a nuestras casas, contar el botín recolectado, nos reunimos en familia y disfrutamos de un buen plato de fiambre, pan de muerto y fresco de súchiles. Más tarde con los cuates, le entramos a la chicha, la cusha y cualquier bebida que nos permita brindar por los que ya no están.

Si esto fuera así, seguramente la coyuntura política latinoamericana sería totalmente distinta. Yo podría decirle a mi hijo que está bien disfrazarse y pedir dulces por la calle. Que está bien tomar chicha, o cualquier tipo de güaro, para brindar en honor de los que no están. Tendría fiesta constantemente, y seguramente la atmósfera general del país sería diferente. Claro, por ahí podrían pensar "qué aburrido comer todos los días fiambre", pero seguro es más nutritivo y saludable que una hamburguesa o una pizza.